viernes, 19 de noviembre de 2010

Ayuda, por favor

Esta entrada es un reconocimiento de nuestra ignorancia. Es cierto que sabemos mucho de algunas cosas y un poco de muchas otras. Si son fieles lectores de nuestro blog (y si no los son, todavía están a tiempo) habrán visto cómo somos capaces de hablar acerca de variados temas que creemos (humildemente) conocer, con diversidad de opinines de nuestros lectores acerca del grado de acierto de dichos comentarios.

Hemos hablado de la psicosis como concepto y como término histórico, hemos hablado de la industria farmacéutica y de gasto sanitario, hemos hablado de psicofármacos y psicoterapias y hasta se nos ha escapado algo (todavía poco) de antipsiquiatría... Pero hoy escribimos para confesar que de algo en concreto (bueno, de más cosas, pero hoy nos centraremos en ésta) no sabemos nada de nada. Y pedimos ayuda para corregir nuestra ignorancia: no tenemos ni idea de para qué sirve el zonegran (principio activo: zonisamida) en psiquiatría.

Sabemos que es un fármaco antiepiléptico, cuya ficha técnica (que nos hemos molestado en estudiar y pueden ustedes consultar aquí) recoge la siguiente única indicación: "Zonegran está indicado como terapia concomitante en el tratamiento de pacientes adultos con crisis parciales, con o sin generalización secundaria". Entendemos su uso en Neurología, en base a esta indicación, sin entrar a cuestionar eficacias o seguridades. De todas maneras, no tratamos pacientes epilépticos ni es aquí donde radica nuestra duda. La misma está, como comentamos antes, en su uso psiquiátrico. Lo que hemos oídos en charlas de pasillo (es que ya no recibimos visitadores médicos porque nos gusta informarnos de forma independiente, no ser manipulados con informaciones sesgadas) es que es un fármaco adecuado para el control de impulsos. Uauh...

No entraremos a discutir el concepto de descontrol impulsivo, tan de moda y tan desrresponsabilizador para todo y todos, ni cómo sustituyó históricamente al de voluntad, tan querido a nuestros clásicos y que dejaba la responsabilidad y la posibilidad de controlar las propias acciones en manos del sujeto, no de alguna vía de neurotransmisión más o menos averiada o algún receptor con defecto de fábrica... Limitémonos a preguntarnos por si, efectivamente, sirve o no para controlar dichos impulsos...

Y hete aquí, que nos ponemos a buscar en internet. En páginas diseñadas para búsquedas sanitarias que conocimos gracias al blog Médico crítico, no encontramos nada... En un documento del Servicio Vasco de Salud, Osakidetza, hallamos que recomiendan, para la epilepsia, seguir empleando otros antiepilépticos por falta de estudios,  y ni una palabra acerca de otras posibles indicaciones, pero dicho documento tiene ya algunos años... Buscamos finalmente en Google puro y duro... y tampoco encontramos nada de nada. Y llegados a este punto, sentimos la curiosidad que conlleva la necesidad de saber y escribimos esta entrada: suponemos (¿cómo podría ser de otro modo?) que los compañeros psiquiatras que están recetando la zonisamida para el control de los impulsos no lo hacen sólo porque así lo ha recomendado el representante de turno del laboratorio, sino en base a estudios que afirman su utilidad en esa indicación (que, no lo olvidemos, no ha sido aprobada en ficha técnica, aunque sabemos que se puede emplear un fármaco en otros supuestos si hay evidencias -pruebas o indicios, en traducción correcta del inglés evidence- en tal sentido).

En fin, que nos gustaría que algún colega nos facilitase acceso a tales estudios para poder analizarlos (metodología, tamaño muestral, condición doble ciego o no, esas cosas del conocimiento científico, ¿recuerdan?, no nos basta con algo como lo probé y me fue bien, que creemos más propio de un detergente que de un psicofármaco). Y, en caso de que nos convenzan, poder prescribir esta fármaco a nuestros pacientes para que se beneficien igual que los suyos de este principio activo, ya que hasta ahora, dado nuestro desconocimiento, aún no lo hemos empleado...

También nos preocupa mucho conocer la utilidad del fármaco en su uso psiquiátrico para valorar el riesgo/beneficio de emplearlo, porque resulta que, como todos, no es inocuo. Hemos encontrado información muy interesante en la ficha técnica  (esperamos sinceramente que no se nos acuse de alarmistas por reproducir tal información, al alcance de cualquier paciente que abra la caja del fármaco y lea el prospecto que lleva... ¿o pretenderemos ahora que el paciente debe estar desinformado acerca de los posibles efectos secundarios de lo que le recetamos?).
Dentro de los efectos secundarios muy frecuentes (entendidos como aquellos con frecuencia mayor o igual al 10% de pacientes), encontramos: agitación, irritabilidad, confusión, depresión, mala coordinación muscular, mareos, mala memoria, somnolencia, visión doble...
Y en los efectos secundarios frecuentes (más del 1% y menos del 10% del total de pacientes): insomnio, trastorno psicótico, ansiedad o inestabilidad afectiva, pensamiento lento, pérdida de concentración, anomalías en el habla, hormigueo en la piel, temblor, movimiento involuntario de los ojos, cálculos renales, exantema, reacciones alérgicas, fiebre, cansancio, náuseas, dolor de estómago, diarrea, estreñimiento...

En fin, que no dudamos de que el beneficio para tratar el descontrol impulsivo compensa estos posibles efectos secundarios (y el precio que, aproximadamente, a dosis de 400 mg/d es de 260 euros al mes por paciente), simplemente es que no hemos podido encontrar ni un solo estudio que demuestre o indique tal beneficio y nos encantaría que alguien nos lo mostrara...

Esperamos los comentarios con la información, porque sería impensable que esto fuese una campaña de marketing y que tales estudios, científicamente válidos, no existiesen. Además, una cosa tal no ha ocurrido nunca (bueno, como vimos gracias al blog Hemos leído, casi nunca...)...


41 comentarios:

  1. Los residentes del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr Negrín iniciaron hace un tiempo un blog llamado los Nietos de Conchi. Es posible leer algo acerca de la Zonisamida en su blog que, además, está relacionada con las reservas de esta entrada. Es accesible aquí:http://losnietosdeconchi.blogspot.com/2009/03/koles-canarios.html

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo: muchas gracias por el comentario y la referencia. No conocía el blog y lamento que esté parado (no he encontyrado nada añadido durante 2010). Como ya he comentado alguna vez, yo hice la residencia en el Hospital Insular de Gran Canaria y guardo muy, muy buenos recuerdos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Los trastornos de control de impulsos "me suenan" un poquito y me parece que "medicarlos" es tratar de cuadrar el circulo. Una vez le pregunté a una psiquiatra, que planteó en un congreso, que era prometedor el abordaje farmacológico del juego patológico, por el motivo de semejante consideración, con la montaña de problemas metodológicos y de todo tipo que acababa de mostrar en su ponencia. Me contestó que "claro, viene gente a la consulta con este problema, y yo tengo que hacer algo. Además algunos mejoran". Toma ya.
    El problema está en el "concepto". La persona que sufre un trastorno de control de impulsos ¿no controla sus impulsos?¿hace cosas sin querer?. Que estupidez. Vale que el paciente lo cuente y se lo cuente así, pero que el que se supone que tiene que tratarlo coja esa explicación y la asuma de un modo literal....
    Impulso INCONTROLABLE de juego. Que risa...
    Partiendo de semejante estupidez, ya todo es posible, incluso que el asunto acabe tratandose con ceniza de puro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Jesús: creo que no sólo es que el que viene con el supuesto "descontrol de impulsos" se lo cuente a sí mismo así y el profesional lo acepte, sino que incluso a veces somos los mismos profesionales los que, partiendo de un más o menos bienintencionado intento de restar culpa, quitamos en la misma tacada también la responsabilidad, con algo del tipo "no es culpa tuya, esto es una enfermedad...". Además, nuestra misma cultura, alentada por y alentadora del pensamiento psiquiátrico que he comentado, promueve esto mismo. ¿En cuánto programa-basura de la tele (que no sólo de lecturas elevadas vive uno) no comentan constantemente "tiene la enfermedad de la adicción a tal o a cual..." Y no quiero decir que las adicciones o el juego patológico no sean un problema y una fuente de sufrimiento, sino que conceptualizarlos como enfermedades, como si tuvieras la tensión alta sin saber por qué, lo único que hace es limitar opciones de salir de esas situaciones, ya que "como no está en mi mano, ya que es una enfermedad, no puedo evitarlo...".

    Como siempre, gracias por el comentario y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. pues como soy un poco impulsivo y tampoco me ha ido tan mal siéndolo, voy a decir que el zonegran a mi me suena cojonudo para el estreñimiento o para el acné.

    me recuerda a este clásico de pumares en la radio. imprescindible

    http://www.youtube.com/watch?v=AM6c2NKvJRI


    abrzos

    ResponderEliminar
  6. Jony: gracias por lo del pumares, muy bueno. En cuanto a lo del estreñimiento o el acné, todo es cosa de probarlo, a ver qué pasa (ya sé que no parece un proceder muy científico, pero está basado en hechos reales...).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. la verdad es que no sé porqué dejaron de escribir en el blog... las alusiones a algunos de los psiquiatras en la rotación del HUGCDN eran fenomenales... creo que también aludían a algunos del HUIGC ya que los seminarios son conjuntos y la rotación depende aún del HIUGC.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo: personalmente, tengo la mejor opinión de los psiquiatras con quienes coincidí y que me formaron durante mi paso por el Insular y el Área Sur en general. Dejé allí varios maestros y muchos amigos, independientemente de que luego mi evolución en el oficio me haya llevado a discrepar de ellos en diferentes cuestiones profesionales. Pero me fui en 2002 y prácticamente nada sé de épocas posteriores...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Jose, te respondes a ti mismo alporque puede ser util en el descontrol de impulsos (a mi también me gustaba más la "psicopatologia de la voluntad").

    Últimamente hemos aprendido a valorar los efectos secundarios de los fármacos como algo positivo. Los fármacos, muy a lo oriental, saca partido de sus defectos.
    Un fármaco que causa "pensamiento lento", disminuye la impulsividad -y todo lo demás-. Asi que esa es su utilidad: ser un nuevo "aturdidor", como lo fue el neurotontin al que nadie receta desde que salió el genérico.
    Todos las hipotesis que quieras a nivel de la "bioquimica ficción", pero a nivel "macroscópico" otro que sirve para atontar.
    Disculpa la sinceridad, sera el jet lag de las vacaciones...

    ResponderEliminar
  10. Miguel, creo que das completamente en el clavo (en la llaga, más bien). Son fármacos que aturden (ya históricamente se hablaba de que el tratamiento con antiepilépticos dificultaba el aprendizaje). Una vez aturdido, más o menos atontado, lógicamente cualquiera es menos impulsivo. Vaya logro.

    Besos y abrazos. Es agradable tenerte de vuelta.

    ResponderEliminar
  11. Si el fármaco funciona, yo no veo que tiene de malo. El concepto de voluntad no ha desaparecido, es el que predomina en toda la civilización. Si un ser humano tiene voluntad de obrar de la manera correcta, se le puede luego castigar por no haberlo hecho.

    ResponderEliminar
  12. Exactamente, yo tampoco veo que tiene de malo la maría, el extasis, la heroína, la mezcalina, el lsd....Aquí tampoco desaparece el concepto de voluntad.
    Por otra parte, lo que tiene de malo no es el fármaco, sino el uso que se hace, como se hace, y la explicación de porqué hace lo que hace.
    Si el uso es razonable, se explica y se entiende para que sirve, y porqué hace lo que hace y en relación con qué, no tiene, creo yo, que ser malo. De hecho casi nada es malo o bueno, todo depende del uso que se haga de las cosas.
    Perdón por meterme en discusiónes ajenas :).
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. El paciente tiene la voluntad de levantarse temprano por la mañana. Tiene la voluntad de vestirse adecuadamente. Tiene la voluntad de ir a trabajar. Tiene la voluntad de comportarse correctamente. Tiene la voluntad de controlar su descontrol de impulsos. Yo veo mucha voluntad.

    ResponderEliminar
  14. Despues de tanta voluntad anónimo que logra el paciente? No poderse levantar temprano en muchas ocasiones. Dificultad para vestirse adecuadamente (es que se ha levantado, pero sigue medio zombie).
    Seguramente le echen del trabajo (ya se sabe un hombre medio dormido rinde menos que un joven despierto). Comportarse correctamente (menos en la consulta de su psiquiatra al cual culpa de todas las desgracias que le estan sucediendo incluso el mono después de intentar dejar la medicacion por su cuenta). Lo único cierto es que ha mejorado con el tema de sus impulsos (entre otras cosas porque el psiquiatra asustado ha llamado a la guardia cívil y a una ambulancia y se lo han llevado escoltyado hasta el centro psiquiátrico más cercano, donde han controlado sus impulsos con una buena, bonita y barata contención mecánica. A ver si así aprende.)

    Buenas noches desde el otro lado de la blogosfera.

    Raúl.

    ResponderEliminar
  15. El paciente tiene la voluntad para ir al instituto. Tiene la voluntad para peinarse bien. Tiene la voluntad para no tartamudear en clase. Tiene la voluntad para ir a las discotecas. Tiene la voluntad para estudiar una carrera. Tiene la voluntad para controlar su descontrol de impulsos. Sigo viendo mucha voluntad.

    ResponderEliminar
  16. Sí claro el paciente tiene tanta voluntad que desayuna cada mañana con Schoppenhauer. El pobre además se ha llegado a creer lo que decía Nietzche: Lo que no mata, te hace más fuerte...
    Y mientras fracasa en su carrera, se mesa los cabellos una y otra vez, porque los efectos extrapiramidales le impiden hacerse bien la raya al medio. Voluntad por parte delpaciente, no falta, lo que falta es voluntad por ciertos sectores de la biopsiquiatría en asumir que lo suyo es experimentar con ratas. Como diría una amigo mío muy, pero que muy heavy: sólo he tenido relación con tres ratas en mi vida: el ratoncito Pérez, mi querida mascota Carroña y Julio Vallejo presidente de la SEP.

    ResponderEliminar
  17. Pues aquí tenemos una entrevista a Mr. Vallejo:
    http://www.youtube.com/watch?v=KDRXzhnDApM
    Resumen:
    hay que diagnosticar, para hacer un buen tratamiento. La juventud está muy enferma.
    No tenemos una explicación para las enfermedades mentales. Hay dos tipos de enfermo: el que sufre y el que no sufre (a este lo trae la familia).
    Y según la entrevistadora, el Dr. ha sido muy claro y ha estado muy bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Jesús con un discurso tan simplista no es difícil ser claro. ¿no te parece?

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  19. Rectifico, su discurso es bastante simplista, pero el trabajo de la presunta periodista es tan patético, que como persona del gremio le daba con su propio micro en la cabeza hasta que le saliera una pregunta interesante. Cagón en toooooo!!!

    ResponderEliminar
  20. El paciente tiene la voluntad de superar problemas de la infancia. Tiene la voluntad de conseguir pareja. Tiene la voluntad de pagar una hipoteca. Tiene la voluntad de ganar mucho dinero. También tiene la voluntad de controlar su descontrol de impulsos. Cuánta voluntad.

    ResponderEliminar
  21. También puede tener voluntad de no pagar la hipoteca, de no controlar sus impulsos, de no superar sus problemas de la infancia, de no conseguir pareja, de no ganar mucho dienro, y de pretender carecer de voluntad.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo: me gustaría comentar varias cosas. En primer lugar (suponiendo, ya que no pones tu nombre, que eres la misma persona en todos los mensajes sobre la voluntad), estoy de acuerdo con que si el fármaco sirve, hay que usarlo. Lo que pasa es que hay que demostrar que sirve y esa demostración es lo que no encuentro por ningún lado y para lo que escribimos la entrada. Llevamos 21 comentarios y todos son, o de amigos, o sobre la voluntad, o las dos cosas, pero aquí nadie explica para qué $%& sirve el zonegran. A ver si los estudios no aparecen porque no existen...
    Por otro lado, creo que la entrada no habla en contra de la voluntad, o nosotros nos explicamos mal. Todo paciente y toda persona (que acaso sean lo mismo) tiene voluntad para hacer y para no hacer. Por supuesto. Y, por lo tanto, responsabilidad sobre lo que hace y lo que no hace. Lo que criticamos es la desrresponsabilización que supone hablar de "descontrol impulsivo", de "no pude evitarlo", de "no era yo mismo"...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Jesús: gracias por tus intervenciones. Supongo que discrepamos en una cosa. Yo creo que, desde un punto de vista teórico, es necesario saber cómo funciona un remedio, por supuesto. Pero desde el punto de vista práctico, lo importante es si funciona, y lo otro es secundario y diferible.
    Es decir, si cuando se descubrieron los antibióticos no sabían su mecanismo de acción, pero sabían que curaban infecciones, lógicamente había que usarlos y no se podía esperar (lo pongo como ejemplo hipotético, no tengo ni idea de cómo fue en el caso de los antibióticos).

    De todas maneras, con el zonegran en concreto no hay debate porque me parece (y nadie está aportando datos de otra cosa) que no vale para nada en psiquiatría ni teórica ni prácticamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Almudena y Raúl: muy de acuerdo con vosotros, que además, me parece, habláis en gran parte desde experiencias propias y eso no debería ser discutible.

    En cuanto a la frase que ponéis, y cito textualmente: "Voluntad por parte del paciente, no falta, lo que falta es voluntad por ciertos sectores de la biopsiquiatría en asumir que lo suyo es experimentar con ratas", deciros que me ha encantado y que la suscribo plenamente (por desgracia, porque por que ser verdad lo que decís andamos como andamos).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Todo paciente y toda persona tiene voluntad para hacer y para no hacer. El paciente tiene la voluntad para sacar sobresaliente (no basta un seis). El paciente tiene la voluntad para contar anécdotas graciosas para ligar (no basta con quedarse quieto en la barra). El paciente tiene la voluntad para jugar bien al futbol. El paciente tiene la voluntad de controlar su descontrol de impulsos. Viva la voluntad.

    ResponderEliminar
  26. Anónimo: creo que tu opinión ha quedado clara, después de cuatro mensajes comentando la misma idea. Por ello, te agradecería, para favorecer el debate, que intervinieras con algo nuevo o te abstuvieras de seguir repitiendo lo mismo, que queda un poco cansino.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. El anónimo tiene voluntad de explicar mas sobre la voluntad del paciente, es voluntarioso.
    Jose, por supuestísimo, dependiendo del remedio y si se conocen las repercusiones a corto, medio o largo plazo. Por otra parte, algo que me parece crítico es saber el motivo por el que funciona, mas que si funciona o no. La delfinoterapia funciona, las pulseritas magnéticas funiconan, la psicoterapia funciona, las pastillas funcionan......el problema es que si averiguamos que es lo que funciona, EN REALIDAD, podremos evitar a lo mejor tomar las pastillas que decimos que son lo que funcionan. A eso me refiero...Por no hablar, que sería muuuuucho mas largo, de para quien funciona, a que llamamos funcionar, etc....etc...etc.....(lo se, lo se, esto ya es rizar el rizo).
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. ¿Qué hay de malo en experimentar con ratas? Las limitaciones son conocidas... las neuronas son las mismas...

    Por otra parte no hay mucha diferencia entre decir: "El inconsciente (estructurado como un lenguaje, en los tiempos que corren) me hizo hacerlo" que decir "La amígdala me hizo hacerlo..."

    De lo que se trata es de tratar de encontrar modelos veraces de la realidad, que puedan ser sometidos a manipulación experimental...

    En fin, ése es otro debate, claro está. Mientras tanto, la Zonisamida sirve para poco o nada; algo similar ocurre con el Keppra, que ahora también quieren que penetre el mercado bipolar.

    En estos momentos, como dice Healy, es una cuestión de expansión de mercados... Como el mercado de trastorno bipolar de adulto ya había alcanzado un techo (de bipolar I a bipolar IV), algunos se inventaron el trastorno bipolar pediátrico (¡!). Traduzcan esto en ventas de fármacos y queda claro qué es lo está pasando (¿me ha quedado esto algo reduccionista, no?).

    ResponderEliminar
  29. El paciente llega tarde al colegio. En casa hay follón. El follón es desrresponsabilizador. El paciente no puede concentrarse, suspènde los exámenes. La falta de concentración es desrresponsabilizadora. El paciente tiene descontrol de impulsos. El descontrol de impulsos es desrresponsabilizador.

    ResponderEliminar
  30. Jesús: sin duda tienes parte de razón, pero yo siempre he creído que el acento debe ponerse más en si algo funciona, antes de en por qué o cómo lo hace. Defectos de la formación médica ,me temo. Pero, en cualquier caso, hay que asegurarse bien si funciona o no, que de falsos remedios (y no parece que la zonisamida, en psiquiatría, sea otra cosa que eso) vamos sobrados.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Sombrasobreinnsmouth: gracias por tu comentario. Creo que no hay nada malo en experimentar con ratas (aunque supongo que las ratas no estarían de acuerdo) modelos de enfermedades humanas que las ratas tengan (tumores, infecciones...). Pero experimentar en ratas para pretender saber algo de constructos como la esquizofrenia, me parece bastante inútil. En el blog "sobre lo divino y lo humano" hubo una entrada sobre esquizofrenia roedora o algo así muy brillante. Es cierto que el cerebro de la rata también está hecho de neuronas, pero un cactus también está hecho de carbono e hidrógeno como nosotros, pero no nos sirve de modelo experimental tampoco.

    En cuanto a la desrresponsabiliación para cargar las culpas al inconsciente o a la amígdala, estoy de acuerdo en que muchas veces se usan esos conceptos así. Pero, como diría un psicoanalista (y si no, que Jony me corrija, que yo no soy del gremio), que tu inconsciente haya hecho ago no te exime de responsabilidad porque tu inconsciente eres tú. Es más tú que lo que tú crees que eres tú. Es decir, la responsabilidad no desaparece, sino que incluso se acrecienta porque debes averiguar por qué quisiste hacer eso y decidir si quieres seguir luuego haciéndolo o no.

    Y totalmente de acuerdo con lo que comentas de expansión de mercados. Así de triste es como funcionamos.

    De nuevo, gracias por el comentario y participar en el debate.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Pero si la falta de concentración es desrresponsabilizadora. Si el descontrol de impulsos es desrresponsabilizador, habrá que dar alguna prueba de ese proceso de desrresponsabilización.

    ResponderEliminar
  33. Auluine: en mi opinión, el ser humano, independientemente de su sexo, raza, credo o diagnóstico mental, es responsable. Responsable de sus actos y sus pausas, de sus palabras y sus silencios. Responsable aunque no quiera. Supongo que es la condena a la libertad de la que habló Sartre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Si el paciente tuviera voluntad para sacar sobresaliente, no sacaría un seis. Achacar su nota a una falta de voluntad pues es un intento de rayar al paciente. La responsabilidad no se acrecienta, no crece en centímetros ni en metros ni en quilómetros.

    ResponderEliminar
  35. No lo entiendo. Entonces como el ser humano está condenado a ser libre (según Sartre), el paciente está condenado a indagar en su mente o si no... ¿lo encierran?

    Se piden pruebas de la eficacia del fármaco. Pero antes se afirma que el descontrol de impulsos es desrresponsabilizador. No sé si un episodio psicótico también es desrresponsabilizador, la falta de concentración y hasta las puestas de sol.

    Pero dónde están los estudios científicos válidos de la desrresponsabilización desrresponsabilizadora.

    ResponderEliminar
  36. Igual no nos hemos explicado bien. Nosotros no defendemos que el descontrol de impulsos sea desrresponsabilizador por la sencilla razón de que no creemos que exista tal constructo, ni desde un punto de vista científico (porque no es verdad que la gente no sea responsable de sus impulsos), ni tecnológico (porque tal concepto no es útil sino yatrogénico).
    No buscamos pruebas de la eficacia del fármaco, porque no creemos que haya fármacos eficaces para enfermedades o síntomas imaginarios.
    Esta es nuestra opinión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Pero es que la gente no es responsable de sus impulsos. La gente no es responsable de nada.

    Un ser humano tiene la posibilidad de vivir. Tiene la posibilidad de controlar sus acciones. Un paciente tiene la posibilidad de vivir. Tiene la posibilidad de controlar sus acciones.

    Pero no la responsabilidad. Responsabilidad es la campaña de marketing propia de la terapia responsabilizadora.

    ResponderEliminar
  38. Lo peor es cuando viene una paciente a tu consulta de la seguridad social exigiendo su zonegran, "que se lo ha puesto un psiquiatra muy bueno de Barcelona", sin informe ninguno ni para qué, que se niega a dejarlo por las buenas y tu con una consulta masificada de mañana..Chus.

    ResponderEliminar
  39. Chus, gracias por tu comentario.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. ¡Hola!
    Me encanta haber llegado a este blog y justamente a esta entrada.. Estudio enfermería hace unos 6 meses me recetaron zonegran, por ser comedora compulsiva y tal, hace dos meses me dejé de tomar las pastillas porque estaba totalmente atontada y mi concentración bajaba muchísimo, obviamente es algo que necesito en mi carrera, yo realmente buscando en fichas técnicas.. por curiosidad y realmente saber lo que me he estado tomando me encuentro con poco o nada que me pudiera ayudar a mi, no dudo de mi psiquiatra, pero si que me he quedado patidifusa tras ver todo eso, no sé, si actualmente habrán estudios pero anonadada me quedo, tendré que investigar más.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  41. Hola. Yo no soy médico ni psiquiatra, pero si que he tenido una depresesión grave a severa y he sido diagnosticada de Trastorno Límite de Personalidad. Puedo decir que a mi me empezaron a tratar con Neurontín, pero pedí que me lo cambiaran porque me dejaba demasiado noqueada. De ahí me pasaron al Zonegran y con él sigo. En cuanto al tema de que si hace efecto, si es voluntad, etc.
    Pues en mi opinión va a medias, es decir, yo para salir de la depresión he tenido que poner voluntad y esfuerzo, enfrentar problemas y cumplir objetivos poco a poco, hasta salir de ese maldito infierno. Pero en mi día a día, si no tomo mi medicación lo noto muchísimo. ¿En que sentido? ¿El día que no la tomo no hago nada con mi vida? No, no es eso. El día que no tomo mi medicación estoy más sensible a los cambios de humor, más irascible y me cuesta mantener la concentración. Físicamente también lo noto porque tiendo a apretar la mandíbula, rascarme y frotarme la piel compulsivamente y tengo insomnio. Desconozco si existe una explicación fisiológica, solo sé que a mi me ayuda.
    Un saludo

    ResponderEliminar